Menorca

Menorca es una de las islas principales de las Islas Baleares. Su nombre proviene de Minorica, que se debe a que es más pequeña que la isla de Mallorca.

Menorca fue declarada Reserva de Biosfera el 8 de Octubre de 1993 por la Unesco.
En Menorca, como en el resto de las Islas Baleares, las lenguas oficiales son el catalán y el castellano. En las islas se habla una variedad dialectal del catalán que en Menorca llaman menorquín. (Debido a la conquista británica se conservan un gran número de anglicismos como por ejemplo "xoc" (tiza, en inglés "chalk"; en catalán "guix"). No así "bòtil" (en catalán "ampolla"), pues a pesar que comúnmente mucha gente, incluidos los propios menorquines, creen que tiene su origen en el inglés "bottle" (botella), en realidad proviene del latín.


Historia
La historia de Menorca es la historia de una sucesión de invasiones. Ello no deja de ser lógico, si tenemos en cuenta que la isla se halla situada en un lugar estratégico tanto militar como comercialmente, y por ello ha sido pieza codiciada por las naciones e imperios que ha intentado el dominio del Mediterráneo.

Las taulas y talaiots que salpican la isla datan de una época relativamente tardía en la cronología prehistórica, la edad del bronce, que discurre en Menorca desde el año 1.600 AC hasta el 200 AC. Cuando comenzaba a declinar la cultura talayótica, Menorca recibió la visita de los comerciantes fenicios y griegos, y la primera conquista militar: la de los cartagineses, quienes fundaron las ciudades de Jamma (actual Ciutadella) y Maghen , actual Mahón). En las tropas cartaginesas militaron los famosos honderos baleares, de los que se decía que eran capaces de atravesar los escudos y los cascos con sus proyectiles de piedra.

Los romanos, capitaneados por Quinto Cecilio Metelo, conquistaron las Baleares en el año 123 AC, dando la denominación de Balearis Minor o Minórica a nuestra isla. De la época de la colonización romana es el mosaico encontrado en la Isla del rey, en el puerto de Mahón. También se han encontrado estatuillas de bronce, objetos de adorno, inscripciones y abundante cerámica. Excelentes muestras de todo ello se exhiben en el Museo de Menorca, situado en Mahón.

De la época paleocristiana, que dura hasta que los vándalos arrianos toman la isla en el año 427, se conservan las basílicas de Son Bou, Torelló, la de Es cap d'es Port de Fornells. La ocupación de isla por los árabes se lleva a cabo a principios del siglo X, pero desde dos siglos antes los barcos que partían de la península y el Norte de Africa asediaron la costa y temporalmente algunas ciudades.. Cuatro siglos de dominación musulmana han dejado en Menorca una profunda impronta. No solo en la toponimia (Binibeca, Binisafulla, Alcaufar, Cala Galdana, y un larguísimo etcétera), sino también la afición a los caballos, vestigios arqueológicos como el Castillo de Santa Agueda, y hermosas leyendas que han sido transmitidas oralmente.

Franceses e ingleses se alternaron en el dominio de la isla desde la primera ocupación inglesa en 1708, hasta la firma del tratado de Amiens en 1802, por el que Gran Bretaña devuelve Menorca a España. Estas dominaciones han dejado evidentes huellas en la arquitectura, el lenguaje, e incluso en el carácter de los menorquines. El fuerte de Marlborough, en Es Castell, o la casa de Lady Hamilton, amante de Lord Nelson, son visitas recomendadas, así como la fortaleza de La mola (fortaleza de Isabel II) en la bocana del puerto de Maó.

Galería de fotos

¿Qué más puedo ver y hacer en Menorca?

Monumentos históricos

 
Actividades de interés

 
 
Museos

 
Playas